Logo

miércoles, 10 de junio de 2015

Pastas de té rusas [Reposteras por Europa en Rusia]

Woooolas!!!!

¿Qué tal estáis? Yo bien, con ganas de que sea viernes para estar con mi chico, además, hoy se ha abierto ¡POR FIN! un Starbucks en Alicante y me siento tremendamente emocionada... jejejeje!!!
Otra cosa es que estoy súper contenta porque ya llevo perdidos 5kg. de los 15kg. que me tengo que quitar, así que estupendástico (lo sé, os encanta esta nueva palabra) ^_^

Ahora a lo que íbamos, que me lío y me enrollo como las persianas... jejejeje!!

Cómo cada día 10, las reposteras más viajeras de la blogosfera volvemos a aterrizar con deliciosas recetas, y esta vez el país que hemos visitado gracias a Magdalena del blog "Dulces postres Magdalena" ha sido, ni más ni menos, que la fría Rusia... y esta fue mi cara cuando me enteré del país o_O ¿perdona? ¿que porras hago yo ruso?
Si si, estaba noqueada, no tenía ni la más mínima idea pero, buscando por la red me topé con ellas y fue un flechazo, y en cuanto las veáis lo vais a saber, aunque mucho mejor que las probéis porque mi madre dice que son ¡ESPECTACULARES!
Sin más, os dejo con esta receta que es súper sencilla y yo os las recomiendo muy mucho... jejeje!!

Ingredientes
- 230 gr. de harina
- 160 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 100 gr. de harina de almendra (almendra molida sin piel)
- 50 gr. de azúcar glass
- 1 cdta. de extracto de vainilla

Preparación
- Tamizamos la harina junto con el azúcar glass.
- Batimos la mantequilla y la vainilla hasta que blanquee y tenga una textura cremosa.
- Añadimos la harina y el azúcar glass que habíamos tamizado antes y mezclamos.
- Ahora añadimos la harina de almendra y vamos amasando con las manos hasta conseguir una bola de masa maleable y un poco "desmigable" jejejeje!!
- La envolvemos en papel film y la metemos en la nevera unas 3 horas.
- Pasadas las tres horas, precalentamos el horno a 180º.
- Colocamos papel de hornear sobre la bandeja que vayamos a usar.
- Sacamos nuestra masa de la nevera y formamos bolas de unos 30 gramos cada una.
- Las colocamos en nuestra bandeja y al horno durante 15 minutos (vigilando que no se os quemen). En mi casa nos gustan las pastas doraditas así que las dejé un poquito más.
- Una vez hechas, las dejamos enfríar unos 5 o 10 minutos.
- Es el momento de rebozarlas en azúcar glass y dejarlas enfríar por completo sobre una rejilla.

¡Tachán!

¿No me digáis que no os comeríais una? Mi madre se comió una en cuanto salieron del horno anoche a la 1:30... y dijo literalmente ¡bonissima! Y mis compis de la oficina se las han zampado esta mañana con el café y los que me han dado su opinión, me han dicho que están riquísimas, y yo me fío de ellos. Y mi novio se comió una y también le ha encantado!! Yo, por mi parte, solamente puedo deciros que se me cae la nariz a cachos de lo bien que huelen... jejejeje!!!

Perdonad mis uñas pero no me ha dado tiempo a quitármelas y las llevo ya dos semanas (y no son semi-permanentes ni nada parecido).

Espero que os hayan gustado mis andaduras por la fría Rusia, yo estoy encantada de haber encontrado esta receta (lo que no recuerdo es el blog donde la encontré, pero en cuanto lo averigüe os lo digo).

Muchos besitos!!!

*MªAmparo*